28 de febrero de 2008

El Credo del Samurai

Dedicado al Maestro Matayoshi
Un verdadero Samurai
Guía Espiritual de la Escuela Bushido de Ancud, Chiloé

No tengo padres,hago del cielo y la tierra mis padres
No tengo poder divino,hago del honor mi fuerza
No tengo recursos,hago de mí humildad mí apoyo
No tengo el don de la magia,hago de mí fortaleza de ánimo mí poder mágico
No tengo vida ni muerte,hago del eterno mí vida y mí muerte
No tengo cuerpo,hago del valor mí cuerpo
No tengo ojos,hago del resplandor del rayo mis ojos
No tengo orejas,hago del buen sentido mis orejas
No tengo miembros,hago de la vivacidad mis miembros
No tengo proyecto,hago de la oportunidad mí designio
No soy un prodigio,hago del respeto al Dharma mí milagro
No tengo principios,hago de la adaptabilidad a todas las cosas mis principios
No tengo amigo,hago del espíritu mí amigo
No tengo enemigo,hago de la distracción mí enemigo
No tengo armadura,hago de la benevolencia y la rectitud mí armadura
No tengo fortaleza,hago de la sabiduría inmutable del espíritu mí fortaleza
No tengo espada,hago del silencio del espíritu mí espada

Tomado del Código Bushido

4 comentarios:

Polvorilla dijo...

Este texto me parece de una integridad digna de un gran maestro, llevar a cabo lo que nombra, es como hacer el doctorado de la vida.

Besos.

Amor dijo...

precioso: ser parte del todo, no tener sino ser

amor

Tanhäuser dijo...

Me fascina la manera de entender la vida de esos seres fantásticos.
Un abrazo

Núria dijo...

Que buena manera de fortalecer el ánimo.

Gracias por traer este texto hasta aquí. Me ha recordado que un querido amigo, Antonio, que pasó al oriente eterno, también solía repetir un código samurai similar a éste.
Un beso.