29 de agosto de 2011

Los principios democráticos:


Libertad, Igualdad… ¿Fraternidad?

Se define a la Política como aquella actividad orientada ideológicamente, a la toma de decisiones de un grupo para alcanzar ciertos objetivos.
Desde tiempos inmemoriales la actividad política ha buscado organizar el sistema social basándose en la estrategia de emplear el poder sobre los demás, ya sea por la fuerza o por méritos propios (Sabiduría). Este sistema político era propio de las sociedades primitivas o de los regímenes absolutistas, concepto que cambió con el advenimiento de la Revolución Francesa y sus principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, con los cuales se instauraron los conceptos democráticos, en donde la toma de decisiones responde a la voluntad general.
Sin embargo cabe la pregunta: ¿Después de dos siglos, cuánto hemos avanzado en estos conceptos?
Democracias abundan, pero también la corrupción político-administrativa que se mueve en todos los niveles. Entonces, ¿qué nos queda?
En una sociedad regida por el modelo neoliberal, polarizada y diferenciada por las leyes del mercado, la aplicación de los principios de libertad, igualdad y fraternidad, se vuelve un anacronismo. Siendo así, ¿Cómo evitar que la desigualdad derivada del ejercicio de la libertad, termine por hacer inoperante la igualdad de oportunidades?
Vemos entonces que si la libertad -por su propia inercia-, conduce a la desigualdad, la fraternidad operaría como una especie de antídoto. Ahora, sí que el lema Masón cobra su verdadero sentido; y es que únicamente resulta posible fomentar la igualdad y la libertad con la activa participación de la fraternidad, entendida esta como una relación entre iguales, es decir, entre hermanos que comparten un mismo origen, un mismo sentimiento: El Cariño que los lleva a estar juntos en momentos felices o desgraciados. Lamentablemente esto no pasa de ser una dulce utopía.
Según Kant, si nuestra conducta está motivada por fines egoístas, ella resultaría determinada de antemano, y por tanto no sería libre. En consecuencia, el hombre únicamente es libre cuando no actúa por cálculo egoísta, tampoco por instinto, y menos aún se deja arrastrar por la inercia de los acontecimientos, sino que actúa por deber. Al dejar el Ego a un lado, los individuos terminan siendo equivalentes.

!He ahí una forma de conciliar libertad e igualdad y preparar el camino a la fraternidad!

7 comentarios:

Núria dijo...

Honestidad y capacidad son las dos cosas imprescindibles para ejercer una buena política, según expresó el gran político Cicerón.

Entiendo que se podría decir entonces que la libertad, igualdad y fraternidad se dan por añadidura, de una forma natural, como los frutos de un campo bien cuidado.

Un saludo muy afectuoso desde Barcelona.

Anónimo dijo...

Primera vez me siento sin opinion, porque creo haber entendido,

Al dejar el Ego a un lado, los individuos terminan siendo equivalentes.

pero se que somos seres por definicion egoistas, aunque buscamos el bien y hacer el bien con los demas, no es imposible, lo raro es, que nos resulta pocas veces?
o no?

jajaja saludos

ann.

p.d. escriba mas temas no ve que paso un tiempo y dejo de pensar.

y meta las manos cuando corra el agua pero no se las lave mojelas, para mi de eso se tratan las cosas darse cuenta.

Avedelsur dijo...

Gracias por animarme a escribir. Sus comentarios me motivan a nuevas reflexiones.
"Meteré las manos" mas seguido y también la imaginación.
Un abrazo

Avedelsur dijo...

Ann: te das cuenta que eres cíclico(a). Exactamente hace un año atrás me dejaste un comentario en otro artículo. Espero que no pase otro año antes de tu próximo comentario.
Saludos.

Anónimo dijo...

Enrealidad si, creo que por tener una sola idea acerca de lo que es en escencia o en realidad alas conclusiones que eh llegado, a lo que se trata ser un "ser humano".

Pero por eso siempre debe existir un debate, pero los puntos que usted plantea en su articulo estan bien, lo que me pasa esq no veo como se podrian lograr.

ann. saludos y siga escribiendo ojala mas gente leyera estos espacios.

mire que yo llegue por casualidad.

Anónimo dijo...

Solo quien entiende la sabiduría de la palabra divina entiende que la igualdad está en nosotros, por palabra de Dios se entiende...amaos y respetar los unos a los otros, dentro de su decálogo, si bien el humano mal entiende el bienestar propio pasando por encima de los demás Kant no se equivoca en la teoría del EGOismo, sin embargo cuando un hombre cabe la palabra de la cábala, de la biblia, del kybalion, o de cualquier religión que lo induzca primero espiritualmente, el materialimos puede entenderlo como una razón para cubrir sus necesidades ( no solo las más básicas ) si no las que sean necesarias como lo dice Maslow, sin pasar por encima de nadie...cada quien tiene lo que se merece y por lo que lucha. Volviendo al tema para mí es indispensable que un enfermo esté sano para poder trabajar, es decír, si alguien quiere dedicarse a la política es por que antes fué una persona que se ofreció como voluntario para servir a los demás y no por obra del espíritu santo de querer poder, quien quiere hacer reformas debe venir reformado, sí la política hoy se mal entiende como una lucha de poderes y de poder ejercido hacia las minorías y mayorías sin embargo en el sentido estricto como lo comentas se nos olvida que todos somos hijos de Dios, es decir "hermanos" la fraternidad es indispensable para que todos saquemos a flote al barco...los amigos se van pero la familia, la familia siempre permanece. Los políticos solo son srrvidores del pueblo.Les dejo un video que habla de lo que es el poder en mi percepción, un gusto contribuir con tu blog amigo, saludos deesde México http://www.youtube.com/watch?v=anJpmFKfHvE por último como decía Martin Luther King " I have a dream"...

Avedelsur dijo...

Muy de acuerdo contigo amigo, "quien pretende efectuar reformas, debe venir reformado a aplicarlas". El punto es saber si se requiere una nueva "reforma" o una contra-reforma a las democracias.